Registrese

Ofertas exclusivas en su email

Acerca del Oliva

El Olivo es un árbol originario de Palestina, Israel y Siria. Su importancia en la economía, en la salud y la belleza y en el desarrollo de los pueblos primitivos que habitaban lo que hoy conocemos como Oriente Medio llevaron a este árbol y su fruto, la aceituna, a convertirse en sagrados para las religiones monoteístas (Judaísmo, Islam y Cristianismo). 
Según el Antiguo Testamento la paloma que envío Noe para descubrir si existían tierras que no estuvieran inundadas volvió al Arca con una rama de olivo. Según la Biblia, Jesús relataba sus parábolas en el Monte de los Olivos.

Ya en esa época, el fruto del olivo y el zumo obtenido de él eran un bien preciado en todas las economías del Mediterráneo. Existen restos fósiles de utensillos dedicados a la molienda de aceitunas y vasijas que supieron contener el oro líquido que fueron encontrados en distintas excavaciones arqueológicas en la cuenca mediterránea. Fueron los fenicios quienes lo llevaron desde su fuente de origen a Grecia donde comenzaron las primeras producciones a gran escala. Luego los Romanos se encargaron con sus rutas a difundirlo por todo Europa y el norte de Africa. En España fue tal el éxito de los cultivos que los romanos llegaron a acuñar monedas con simbología referida al olivo y la leyenda HISPANIA.

Las hambrunas y pestes que azotaron a Europa en la Edad Media convirtieron al Aceite de Oliva y a la aceituna en bienes de valor tan elevado (por ser fuente de energía usado como combustible en lámparas y su gran contenido calórico en el caso de la aceituna) que era resguardado en conventos y abadías.

En América

Fueron Cólon y sus muchachos los que trajeron el Olivo a América. Cuenta la leyenda que a fines del siglo XVI el cultivo había prosperado significativamente en el norte del Virreinato del Río de la Plata, principalmente en La Rioja. La producción de aceite comenzó a ser competencia para los mercaderes que traían aceite de la península ibérica y por órdenes Reales se mandaron a talar todas las plantaciones. Los lugareños de lo que hoy se conoce como Aimogasta se encargaron de mantener oculto un ejemplar de olivo. Ese ejemplar que hoy ostenta más de cuatrocientos años y cuya fama lo ha convertido en EL OLIVO VIEJO fue la piedra fundamental de la variedad Arauco, única variedad argentina de la cual se obtienen deliciosas aceitunas y reconocido aceite. Otras variedades también muy difundidas son Arbequina, Picual, Coratina, Cornicabra, Hojiblanca y Manzanilla, entre otras.

¿Querés saber más? Hechale un vistazo a nuestro Glosario

 

Oliva y Salud

Propiedades del  Aceite de Oliva Extra Virgen

El Aceite de oliva es un antioxidante natural que ayuda a la conservación de un organismo sano y jóven.

El Aceite de Oliva contiene polyphenol que, en el caso de la piel, actúa como antioxidante que previene y repara daños ocasionados por la alta exposición al sol. Su gran contenido en carotenos protege de enfermedades cutáneas degenerativas y sirve de barrera frente a los efectos de los rayos.

El Aceite de Oliva es reductor de la presión sanguínea y del colesterol malo y su consecuencia más directa es la mejora en el funcionamiento del corazón. Una cucharada de Aceite de Oliva Extra Virgen aporta 1,6 mg de Vitamina E que es el 8% de lo que se recomienda ingerir a diario.

La artereoesclerosis es el proceso de formación de placa que  engrosa y bloquea las arterias y que puede conllevar a un ataque cardíaco. El colesterol LDL, el colesterol malo, está considerado como uno de los responsables de estos cambios que se producen cuando se oxida en las paredes de las arterias. Diversos estudios confirman que las personas con una dieta rica en aceites vegetales, frutas y vegetales, granos y frutos secos tienen menos chances de padecer un ataque cardíaco o cáncer. 

El ácido oleico, fundamental para el ser humano, constituye el 80% del Aceite de Oliva.

Uno de los componentes del Aceite de Oliva Extra Virgen es el hidroxitirosol, antioxidante que es eficaz para prevenir la aparición del Alzheimer protegiendo a las células cerebrales del proceso degenerativo de esta enfermedad.